Este amigo se larga junto a mí... Luis Alberto Gonzalez Viera


Sentado en un bar
busque, el porque de mi dolor

encendí un cigarro

pedí un trago

un grupo de muchachas

cantaban junto al hombre que encendía la noche con su voz

estaba solo

envidiando a la pareja acariciándose las manos

al fondo

un Cristo penitente colgaba de una cruz

le ofrecí un trago

mostré un cigarro

y se mantuvo inamovible

lo invite a sentarse

parecía ser el único verdaderamente interesado



¿Debo haber cerrado mis ojos?

y anhelar tanto escuchar su voz

que llego, pidió un whisky

se sentó mirándome a los ojos

golpear su espalda no fue una buena idea

demolida por azotes

mi frágil mano causo un gran sufrir

lo note en el brillo de sus ojos

alcance su mano

y mancho la mía con sangre que aun brotaba

¡tenia ambas manos perforadas
¡sangrantes!
tuve miedo

su frente con espinas incrustadas

la corona aun marcada

por decir que era el hijo del gran Dios



Tomo mi mano

me dijo ¿Qué pasa?

40 años caminando junto a ti

¿y hoy te atreves a invitarme?

¿sabes cuantas noches bajaría de esa cruz a tomar con mis hermanos?

sonreír con idioteces

reírme de las burlas que aplauden los pecados

olvidarme como ellos, como tu

del dolor causado por los hombres

los mismos por quienes vine

por ti, por el, por ellos

los que son polvo, los que existen

los que existirán



Tomo una pausa y golpeo la meza

¡otro whisky triple, sin hielo!

¡yo lo pago!

confundiendo a un grupo de borrachos

que aplaudieron sin saber quien era



¿Qué decirle?

tres años caminando en el infierno

perdido en un limbo sin sentido

y esta noche lo tenía mirándome a los ojos

yo sin palabras

un gramo de dolor de ese Dios humanizado

pesaba por todo lo que creí en mi injustamente soportado



¡El es amor!, me dije

recordando cuantas veces me impedí creerle

golpee su vaso con el mió

¡brindo por ti!

y hago publico en este bar

que levantare esa imagen forjada por las manos

destrozada en el camino

no eres martirio

eres amor



¡Brindo por ti!

¿dejemos este bar?, ¿vamos a casa?

esta en silencio y llena de dolor

pero hay algo en mi pecho que me dice que se ira

al mismo instante que vuelvas a mi cuarto

lo se: ¡estoy borracho!

pero feliz de que bajaras de tu cruz

que tomáramos un trago

y sonriéramos confundiendo a los presentes

¡mozo la cuenta!

mi amigo y yo nos vamos

este sitio no esta hecho para el

cuelguen un poema de Neruda

este a quien no miran

se larga junto a mi.




No hay comentarios: