Pedro Cassiano Aguilar, escritor ficticio

Abro os olhos de manhã e penso que hoje pode ser o dia de minha morte.
No entanto posso viver 50 anos 

e o minuto que passa
pode ser,
tudo que me resta para viver,
mas eu desperdiço o tempo
como se ele fosse infinito.
Penso, logo sei que existir é só uma circunstância!









(Traducción por mi)
Abro los ojos en la mañana y pienso que hoy puede ser el día de mi muerte.
Sin embargo, puedo vivir 50 años y el minuto que pasa
puede ser
todo lo que tengo para vivir,
mas yo desperdicio el tiempo
como si fuera infinito
Pienso, luego sé que que existir es sólo una circunstancia!




Se que el escritor no existe, que es un personaje de una telenovela, pero quien quiera que sea el autor real de estos versos, merece mi aplauso

Amor no Guaviral... Aldair Lucas




Guavira,
teu odor que me inspira
a namorar
e quando se aspira teu cheiro
inebria-se a alma
e perdemos a calma
quando estamos longe
da pessoa que queremos amar.
Debaixo do pé de araticum
somos apenas um.
Os nossos suores se misturam
e nesta doçura de odores
os amores se enroscam,
e naquela baba agridoce da fruta
a gente chupa e desfruta;
nos lambuzamos
nos amamos
rolamos de um ao outro lado
e enamorados
nos sorvemos
e não vemos nada mais
capaz de nos descolar
nesse nosso jeito singular de amar
louco, que poucos
ou ninguém sabe imitar.

Ella y ellos... Luis Alberto Battaglia



Ella sola
y ellos muchos,
ella llantos
y ellos risa,
ellos juego
y ella espanto.
¿Quién devuelve la sonrisa?
Si ellos todo
y ella nada,
si ellos gritan
y ella calla,
si ellos viven
y ella muere.
¿Quién emprende la batalla?


Severa conminación de un ciudadano del mundo... Miguel Labordeta.




Matáos
pero dejad tranquilo a ese niño que duerme en una cuna.
Si vuestra rabia es fuego que devora tal cielo
y en vuestras almohadas crecen las pistolas:
destruíos aniquilaos ensangrentad
con ojos desgarrados los acumulados cementerios
que bajo la luna de tantas cosas callan
pero dejad tranquilo al campesino
que cante en la mañana
el azul nutritivo de los soles.

Invadid con vuestro traqueteo
los talleres los navíos las universidades
las oficinas espectrales donde tanta gente languidece
triturad toda rosa hallad al noble pensativo
preparad las bombas de fósforo y las nupcias del agua con la muerte
que han de aplastar a las dulces muchachas paseantes
en esta misma hora que sonríe
por una desconocida ciudad de provincias
pero dejad tranquilo al joven estudiante
que lleva en su corazón un estío secreto.

Inundad los periódicos las radios los cines las tribunas
de entelequias estructuras incompatibilidades
pero dejad tranquilo al obrero que fumando un pitillo
ríe con los amigos en aquel bar de la esquina.

Asesinaos si así lo deseáis
exterminaos vosotros: los teorizantes de ambas cercas
que jamás asiríais un fusil de bravura
pero dejad tranquilo a ese hombre tan bueno y tan vulgar
que con su mujer pasea en los económicos atardeceres.

Aplastaos pero vosotros
los inquisitoriales azuzadores de la matanza
los implacables dogmáticos de estrechez mentecata
los monstruosos depositarios de la enorme Gran Estafa
los opulentos energúmenos que en alza favorable de cotizaciones
preparáis la trituración de los sueños modestos
bajo un hacha de martirios inútiles.

Pisotead mi sepulcro también
os lo permito si así lo deseáis inclusive y todo
aventad mis cenizas gratuitamente
si consideráis que mi voz de la calle no se acomoda a vuestros fines suculentos
pero dejad tranquilo a ese niño que duerme en una cuna
al campesino que nos suda la harina y el aceite
al joven estudiante con su llave de oro
al obrero en su ocio ganado fumándose un pitillo
y al hombre gris que coge los tranvías
con su gabán roído a las seis de la tarde.

Esperan otra cosa.
Los parieron sus madres para vivir con todos
y entre todos aspiran a vivir tan sólo esto
y de ellos ha de crecer
si surge
una raza de hombres con puñales de amor inverosímil
hacia otras aventuras más hermosas.


Oda primera... Alberto Carrizo


Siete días veintiún turnos
con el abecé del miedo;

salitral, padre del frio
hijo de camanchacales y lunas
huyendo a saltos;

sopa aguada mote seco
aveces pan duro
levantando los esqueletos
de tanto chiquillerío.

Está echada tu suerte
si te legitiman luego
y te reinscriben todonuestro
redescubierto
salitre
salitre herido.


Poeta del Norte... Julio Miralles

Somos poetas de agua en el frío de la muerte
mojados hasta el tuétano de franca rebeldía
guachos somos
sin nombre ni paisaje
el ojo gastado de arena y de miseria.


Los árboles nos asustan
con su terrorífico verde.
La lluvia nos asusta.
Los pájaros los conocemos buitres
y buitre amamos su negra desventura
su paciencia de pompa fúnebre, su hediondez, sus plumas duras.



Alineación al centro


Música de bombo y bronce
carnaval para mitigar la lejanía.
Duna - desierto - cofradía
flores de latón oxidando la memoria.
Altiplano somos
geografía niuna parte
de un país habituado a negar nuestra existencia.


Poetas somos como agricultores de la nada
haciendo pan de la esperanza,
cultivando quinoa la poesía de la noche,
chupando el alma a la guayaba,
haciendo patria a pura tripa
a puro sol
a mineral fundiendo la palabra.



Con suerte nos nombran a veces…
en la imaginación del sur
somos hermanastros,
hijastros bordeando el mapa,
viudos de toda alegoría,
mitología de bares,
chamullo de puerto.
Peruanos nos dicen
como si nos doliera…
Indios nos dicen
en su europea fantasía.


Nosotros enviamos poemas en botellas
y los arrojamos a la pampa
o a la salitrera nostalgia de la luna.
Nos sentamos a esperar la desgracia
la masacre, el naufragio, el maremoto…
acostumbrados como estamos al hambre y la desdicha.

Adriana Meza de la Sotta.... homenaje postumo a una gran mujer

Ha pasado a otro plano, pero sus versos y todo el amor que entregó, se queda entre los que la quisimos y admiramos....

Aqui dos de sus poemas recientes



SE VA...

Se va mi alma en un sollozo leve,
se va el crepúsculo y la noche llega,
se va muy triste la ilusión perdida
con los sueños volando al infinito.

Se va el amor, se va el sufrimiento,
se va el alma perdida en los recuerdos,
las palabras sencillas musitadas
y las manos agitando pañuelos.

Te vas en soledad y sentimientos,
te vas por las montañas y en el viento,
te vas con el alma entristecida
pensando en olvidar este momento.

De lo nuestro, el alma se acongoja,
mirándonos a los ojos, pensaremos
talvez en un mañana no lejano,
tranquilo el corazón,habrá un reencuentro.



Cuando el día llegue
con su luz muy bella,
y la tarde se muera
tranquilamente;
si el tiempo se aleja
de los días vividos
y estoy sola pensando
en recuerdos alegres,
llegará el olvido...
llegará el olvido...

Si en la playa
contemplo
el mar soberbio
con sus olas y espumas
bailando ruidoso
en alegre concierto,
y estoy sola pensando
en bellos momentos,
llegará el olvido...
llegará el olvido...

Si vuelves un día
de lejanas tierras,
y vienes sonriendo
para alejar mis penas,
y me ves sola
en la tarde que se muere,
o en la playa hermosa
con su mar soberbio,
sentirás que el olvido
atrapó tu ausencia.